Si preguntáramos en una encuesta “¿De quién depende tu felicidad?”, seguramente la mayoría de nosotros diría “de mí mismo”. Y así, en frío, parece que la respuesta es obvia y lógica.

Lo que no parece tan obvio es que sin darnos cuenta, algunas veces ponemos en manos de los demás nuestra propia felicidad o nuestro bienestar.

¿A quién no le ha pasado que se ha enfadado con alguien o no le ha gustado algo que ha hecho el de al lado y esto le ha tenido atrapado en una especie de nube gris, en una situación en la que lo que menos apetece es soltar una carcajada o mostrar una sonrisa?

Pues es en estas situaciones tan cotidianas donde estamos otorgando el poder de nuestro “estar en paz” a otro.

Seguramente a otro al que ponemos en valor (el nivel de valor que sea) y a quien le damos la llave de nuestra felicidad.

Si hacemos un ejercicio de sinceridad podemos pensar en alguna situación parecida en la que nos veamos reflejados, quizás no hace tanto tiempo que nos ha pasado algo así o quizás hace mucho y aún lo arrastramos.

¿Cómo sería tu vida si fueras el único responsable de tu felicidad? Podrías abrir y cerrar la puerta de la felicidad cuando quisieras, sin haber perdido la llave o habérsela entregado a otro.

 

Com que aquesta vegada l’original m’ha sortit en català, adjunto el post en català:

DONAR EL PODER O TENIR LA CLAU

Si preguntéssim en una enquesta “De qui depèn la teva felicitat?” de ben segur que la majoria de nosaltres diria “de mi mateix”. I així, en fred, sembla que la resposta és òbvia i lògica.

El que no és tant obvi és que sense adonar-nos-en, sovint posem en mans dels altres la nostra propia felicitat o el nostre benestar.

A qui no li ha passat que s’ha enfadat amb algú o no li ha agradat alguna cosa que ha fet el del costat i això l’ha tingut atrapat en una mena de núvol gris, en una situació en la que el que menys de gust ve és fer una bona rialla o un somriure?

Doncs és en aquestes situacions tant quotidianes en les que estem otorgant el poder del nostre “estar en pau” a algú altre.

Segurament algú altre al que posem en valor (el nivell de valor que sigui) i a qui li donem la clau de la nostra felicitat.

Si fem un exercici de sinceritat podem pensar en alguna situació en la que ens hi veiem reflectits, potser no fa tant que ens ha passat una situació així o potser fa molt i encara ho arrosseguem.

Com seria la teva vida si fossis l’únic responsable de la teva felicitat? Podries obrir i tancar la porta de la felicitat quan et plagués, sense haver perdut la clau o haver-la entregat a un altre.